Las nubes de polvo cósmico ondean en esta imagen infrarroja de la Gran Nube de Magallanes, la galaxia satélite de la Vía Láctea. La imagen compuesta, obtenida a partir de fotos del Observatorio Espacial Herschel y del Telescopio Espacial Spitzer, muestra cómo las nubes de polvo llenan esta galaxia enana vecina de la misma manera que hace el polvo que hay a lo largo del plano de la Vía láctea. Las temperaturas del polvo suelen indicar la actividad de formación estelar. Los datos del Spitzer en tonos azules indican polvo calentado por estrellas jóvenes. Los instrumentos del Herschel aportaron los datos que aparecen en rojo y en verde las emisiones de polvo de las regiones intermedias donde la formación estelar apenas comienza o se ha detenido. Dominada por la emisión de polvo, la apariencia infrarroja de la Gran Nube de Magallanes es diferente de las imágenes ópticas. La región más brillante que se ve a la izquierda del centro es la conocida nebulosa de la Tarántula. La Gran Nube de Magallanes se encuentra a tan sólo 160.000 años luz de distancia y tiene unos 30.000 años luz de diámetro.


por Infrared Portrait of the Large Magellanic Cloud
Créditos de imagen:ESA /NASA / JPL-Caltech / STScI