Mostrando resultados del 1 al 5 de 5
  1. #1
    Ingreso
    Jan 2014
    Posts
    18

    La verdadera muerte de Jesús

    LA CLAVE ES CACHEMIRA

    por Horacio Velmont

    [email protected]

    Cuando uno se dedica a indagar la historia de los hechos fundamentales de la humanidad se da cuenta de que muchos de ellos, tenidos por todos como ciertos, no resisten la investigación y caen estrepitosamente como un castillo de naipes.







    Jesús era célibe? No, como todo rabí tenía obligación de casarse, habiéndolo hecho con María Magdalena; ¿Hitler se suicidó? No, murió en la Argentina junto con Eva Braun; ¿destrucción de las Torres Gemelas como un acto de terrorismo capitaneado por Bin Laden? No, fue un autoatentado del gobierno norteamericano para justificar las acciones bélicas que después se tomaron, y Bin Laden no tuvo nada que ver porque hacía tiempo que había muerto; ¿los primeros astronautas que fueron a la Luna realmente fueron los primeros seres humanos que pisaron el satélite? No, porque cuando ellos llegaron ya hacía mucho tiempo que había bases en ella, donde terrestres trabajaban en colaboración con extraterrestres.







    PODER BIFRONTE



    PIERROT


    http://gruporuanel.com/?p=702

    No podemos dejar de señalar un hecho reciente: la supuesta muerte del presidente argentino Néstor Kirchner, que quienes organizaron la farsa dejaron tantas pistas que solo alguien muy lelo no sería capaz de verlas, empezando por el féretro, que medía solo 1,50 m, cuando el ex mandatario era –es– un hombre muy alto, de casi dos metros.

    Curiosamente –o no tan curiosamente– este hecho fue anticipado hace más de 60 años por el vidente Benjamín Solari Parravicini en una de sus sorprendentes psicografías (obsérvese el féretro con un rostro cuyos ojos están abiertos).

    Este vidente también anticipó el binomio presidencial Néstor Kirchner-Cristina Fernández. Pero lo más curioso de sus psicografías premonitorias es su dibujo de Néstor Kirchner, a quien llama “Pierrot”. Sus psicografías, eso ya está probado, están más allá de cualquier azar.

    Es muy probable que las visiones de Parravicini estén basadas en lo que actualmente se denomina “Visión remota”, un tema para debatir, porque se entronca con la cuestión del libre albedrío. ¿Existe el libre albedrío o el destino ya está marcado?

    Podríamos seguir hasta el infinito sacando a la luz los hechos falseados de la historias, pero ahora queremos detenernos en la supuesta muerte de Jesús en la cruz, otro hecho histórico falso.





    Quién sacó a la luz la verdad de que Jesús no murió crucificado fue Andreas Faber-Kaiser *, haciéndolo en el conocido libro “Jesús vivió y murió en Cachemira” **.


    El libro revela que Jesús, una vez curado de las heridas causadas por la crucifixión, emprendió viaje con su esposa embarazada hacia el Este, llegando a Cachemira, donde se radicó, muriendo a una edad muy avanzada y de muerte natural, y dejando descendencia. Su tumba se venera hoy en Srinagar, capital de Cachemira.

    .

    Algunos párrafos del libro

    Existen testimonios que hacen suponer que Jesús eligió este lugar para emprender la segunda etapa de su vida en razón de que ya habría estado aquí durante los años en que la historia occidental no puede dar fe de sus actividades. Pero sí pueden darla, en cambio, textos históricos localizados en la lamasería tibetana de Lhasa y en la lamasería Hemis, en Ladakh (Cachemira).

    Andreas Faber-Kaiser y su esposa Mercedes Castellanos viajaron al norte de la India para recoger testimonios y documentación sobre el terreno, para verterla luego en este libro que dió a conocer a Occidente esa vida secreta de Jesús.

    Desde ya que el libro causó un revuelo general, especialmente en aquellos cultos cuya especialidad es manipular a sus fieles. ¡Nada menos que un libro que echaba por tierra la milagrosa resurrección de Jesús!

    Veamos los puntos salientes en que se basa Faber-Kaiser para demostrar que Jesús murió a edad avanzada y no en la cruz como se asevera.

    Jesús fue crucificado un viernes hacia el mediodía. Antes de caer la noche, ya muerto fue bajado de la cruz y depositado su cadáver en la gruta funeraria de José de Arimatea, cuya entrada fue taponada con una roca.


    El domingo siguiente, el cuerpo de Jesús había desaparecido inexplicablemente del interior de la gruta. Se había cumplido la profecía bíblica: había resucitado de entre los muertos. Tras una breve estancia en la Tierra, durante la cual sus discípulos entraron en contacto con él, Jesús ascendió al Cielo, donde está sentado a la derecha del Padre. Así es el dogma de fe para la religión cristiana.


    Pero, por otra parte, en el sector Khanyar de la ciudad de Srinagar, capital de Cachemira, está enterrado el cuerpo de Jesús en la cripta conocida por el nombre de “Rozabal”.

    ¿Cómo explicar que Jesús esté sentado en el cielo y que al mismo tiempo yazca muerto en Cachemira? Algo no cuadra, a partir del hecho cierto de la crucifixión.

    En tela de juicio están la muerte de Jesús en la cruz, su resurrección, y su ascensión al Cielo. Porque no hay datos históricos que avalen su muerte en la Cruz. Tampoco nadie presenció la resurrección.

    En cambio, hay indicios históricos de un hombre de ideas y filosofías idénticas, que a partir de aquellos años marcha hacia el Este, dejando testimonio de su vida y de sus actos. Un hombre que se encamina hacia Cachemira, se establece en ese país y muere en él. Su tumba se está venerando hoy en día en Srinagar, capital de Cachemira.

    Leyendas, tradiciones y textos antiguos nos refieren esta segunda vida de Jesús al Norte de la India. Por esos documentos sabemos que Jesús tuvo hijos en Cachemira, y que de resultas de esta unión con una mujer, un hombre, Basharat Saleem, puede afirmar hoy ser el descendiente vivo de Jesús.

    En la misma ciudad en que este descendiente por vía directa de Jesús conserva el árbol genealógico de su familia que, arrancando de Jesús llega íntegro y sin lagunas hasta su misma persona, un destacado arqueólogo, el Profesor Hassnain, director de los Archivos, Bibliotecas y Monumentos del Gobierno de Cachemira, está investigando intensamente las posibilidades para esta hipótesis de una segunda vida de Jesús.

    Así, una realidad que es sabida a nivel de investigación y a nivel sectario por unas cuantas personas repartidas por todo el mundo, es sin embargo desconocida para la inmensa mayoría del público, que creo –sostiene Faber-Kaiser–es ya hora de que sea informado de que el pilar sobre el que se asienta el Credo cristiano, Jesús posiblemente no haya muerto en la cruz, sino que después de vivir una segunda etapa de su vida en tierras lejanas, muriera a edad muy avanzada, de muerte natural. Con ello, y sólo así, habría completado la misión para la que fue enviado a la Tierra, misión que incluía el encontrar y el predicar a las tribus perdidas de Israel, a los hijos de Israel.

    Se establecen así puentes lógicos sobre unos vacíos en modo alguno claros, que ofrece el texto bíblico.

    Debo señalar –continúa diciendo Faber-Kaiser– que los nombres Yusu, Yusuf, Yusaasaf, Yuz Asaf, Yuz-Asaph, Issa, Issana, Isa, que aparecen en textos, leyendas y recuerdos cachemires, son todos ellos traducciones del nombre de Jesús. Por lo tanto, cuando hablo de Jesús en las páginas que siguen, me puedo estar refiriendo a cualquiera de las traducciones de su nombre en las lenguas cachemir, árabe o urdú. También se refieren al nombre de Jesús prefijos toponímicos tales como Yus-, Ish- o Aish-.


    Antes de entrar en los detalles que me inducen a creer que Jesús no murió en la Cruz, creo conveniente dejar bien sentada la simpatía que Pilato, procurador romano de Judea que se vio forzado a decretar la muerte de Jesús, sentía por éste.

    Leemos en el Evangelio de Juan (19,12): “…Desde este momento Pilato intentó liberarlo (a Jesús); pero los judíos gritaban: ‘si lo dejas ir, no eres amigo del César; todo aquel que se declara rey se declara en contra del César’ “.


    Y continúa Mateo (27,24): “…Viendo Pilato que no conseguía nada, sino que el tumulto aún crecía, tomó agua y se lavó las manos delante del pueblo diciendo: yo soy inocente de esta sangre; vosotros mismos”,

    Evidentemente, Pilato no deseaba la muerte de Jesús. Pero los judíos declararon a Jesús un rebelde, que deseaba llegar a ser rey. Advirtieron a Pilato que si le dejaba libre sería él el desleal al César. A Pilato, que no se podía jugar su alto cargo, y al que no convenía en modo alguno la enemistad del César, solo le quedaba la opción de ajusticiar a Jesús de tal forma que, aparentemente muerto, pudiera sin embargo seguir con vida.

    Así, fijó en primer lugar la crucifixión en un viernes, a pocas horas de la puesta del sol, y a punto de caer la noche del gran Sabbath. Especulaba Pilato con que, de acuerdo con las leyes judías, el cuerpo de Jesús no podía permanecer en la cruz después del anochecer. También en el instante preciso, aparece en escena un hombre llamado José, declarado amigo de Pilato y persona notable de la localidad, discípulo secreto de Jesús. Este hombre se lleva el cuerpo de Jesús a un lugar en el que los judíos no tenían nada que buscar.

    Analicemos desde varios ángulos la real probabilidad –siempre estamos transcribiendo lo que dice Faber-Kaiser, porque para nosotros la muerte de Jesús en Cachemira es un hecho cierto– de que Jesús no muriera en la cruz.

    En primer lugar hay que considerar que Jesús no permaneció muchas horas crucificado. Fue bajado de la cruz en la tarde del mismo día en que le fue dictada y ejecutada la sentencia.

    Jesús fue crucificado en un viernes. El sábado es el Sabbath judío. Esta circunstancia obligaba a bajar el cuerpo de Jesús antes de la caída de la noche, ya que el dí judío comenzaba con la entrada de la noche, o sea que el sábado comenzaba a contar a partir de la noche del viernes.

    Estaba prohibido, según las leyes judías, dejar colgado en la cruz a un ajusticiado durante el día sagrado del Sabbath.

    Insisto en que Jesús sólo permaneció en la cruz durante algunas horas, porque se podía vivir durante varios días en esta horrible condición. El verdadero objeto de la crucifixión no era la muerte inmediata, sino que era una tortura que se prolongaba a lo largo de 3 ó 4 días. Conviene tener presente que si a un crucificado se le bajaba de la cruz a tiempo y se le trataba cuidadosamente, generalmente se recobraba y sobrevivía.


    Considérese ahora que Jesús fue crucificado junto con dos malhechores. Los tres, por lo tanto, están sufriendo un mismo suplicio, como leemos en Lucas (23,40) que un ladrón le dice al otro: “¿Tú tampoco temes a Dios, tú que te hallas en un mismo suplicio?”.

    Pero resulta que en el momento de bajarlos de la cruz al mismo tiempo que a Jesús, los dos ladrones siguen con vida, por lo cual los soldados romanos les quiebran las piernas para que acaben de morir. Es improbable que Jesús, habiendo sufrido el mismo suplicio, hubiera muerto ya.

    Además Pilato, persona que conocía por experiencia lo que tarda una persona en morir en la cruz, se extrañó de que Jesús hubiera muerto ya. Cuando José de Arimatea fue a ver a Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús, leemos textualmente en Marco (15,44): “Pilato se extrañó de que hubiera ya muerto”.


    También es harto conocido el hecho de que cuando el centurión romano prueba si Jesús está muerto hiriéndole con su lanza en un costado, de la herida fluye agua y sangre. Pero de un cuerpo muerto brotan únicamente algunas gotas de sangre espesa. Llegados a este punto nos interesa recordar que el llamado “Sudario de Turín” ha quedado recientemente demostrado ser el auténtico lienzo con el que fuera envuelto el cuerpo de Jesús una vez bajado de la cruz, y que de su análisis se desprende que este cuerpo seguía con vida en aquellos momentos.

    .

    JESÚS SALE VIVO DEL SEPULCRO


    Una vez bajado Jesús de la cruz, según vimos con vida, se suceden una serie de acontecimientos que indican que se le intentó curar y que salió también con vida de su sepultura. Recuérdense aquí los sentimientos de simpatía de Pilato hacia Jesús.

    Observemos en primer lugar que Jesús fue entregado, no a sus enemigos, sino a quienes le eran amigos. Así leemos en el Evangelio de San Juan (19,38-39): “…Después, José de Arimatea, que era discípulo de jesús, pero a escondidas por miedo a los judíos, pidió a Pilato que le dejara llevarse el cuerpo de Jesús, y Pilato se lo concedió. Fueron pues, y se lo llevaron. Fue también Nicodemo, el que anteriormente había ido a encontrarle de noche, llevando una mezcla de mirra y aloe, unas 100 libras”.

    Es curioso observar ahora que Jesús fue llevado a una tumba de José de Arimatea, y que esta tumba no fue rellenada con tierra, como es costumbre entre los judíos, sino que únicamente fue tapada con una gran piedra o roca. Se trataba de una tumba espaciosa en la cual había aire suficiente para respirar. Curioso es también observar que para salir del sepulcro, Jesús necesitó apartar la roca que tapaba su entrada. Lo cual indica que de ahí salió un cuerpo físico humano y no un ente espiritual o divino para el que no hubiera sido necesario desplazar la roca. Es más, Jesús-hombre precede a sus discípulos en el camino a Galilea. A partir de la entrega del cuerpo a José de Arimatea leemos todo esto en el Evangelio de Marcos (15, 46-47; 16, 1-7):

    “Éste (José de Arimatea) compró una sábana, bajó el cuerpo, lo envolvió en la sábana, lo depositó en un sepulcro tallado en la roca e hizo rodar una piedra para tapar la puerta del sepulcro. María Magdalena y María, madre de José, miraban dónde lo ponían. Pasado el sábado, María Magdalena, madre de Jaime, y Salomé compraron perfumes para ir a ungirlo. De buena mañana, el domingo, llegaron al sepulcro a la salida del sol. Y se decían entre ellas: ¿Quién nos separará la piedra de la puerta del sepulcro? Miraron, y vieron que habían separado ya la piedra; era realmente muy grande. Entraron entonces en el sepulcro y vieron a un joven sentado a la derecha, vestido con un hábito blanco, y se asustaron. Pero él les dijo: no tengáis miedo. Buscáis a Jesús de Nazareth, el crucificado, ha resucitado, no está aquí; ved el lugar en que le pusieron. Pero id, y decidles a sus discípulos y a Pedro que os precede a Galilea; allá lo veréis tal como os dijo”.

    La afirmación de que María Magdalena, María y Salomé entraron en el sepulcro, indica las dimensiones espaciosas de éste.

    Por una parte, existen indicios claros de que Jesús fue curado de sus heridas por Nicodemo. Éste le aplicó un ungüento que curaba las heridas y facilitaba la circulación libre de la sangre en el cuerpo. El ungüento aplicado por Nicodemo a Jesús se conoce por el nombre de Marham-I-Isa (el ungüento de Jesús) o también Marham-I-Rosul (el ugüento del profeta), ungüento citado en numerosos tratados médicos orientales en muchos de los cuales se afirma también que es un ungüento aplicado a las heridas de Jesús cuando fue bajado de la cruz. El más conocido de estos tratados es el famoso Cánon de Avicena.

    .

    JESÚS RESUCITADO COME PAN Y PESCADO

    Jesús, curado de sus heridas y abandonado el sepulcro, se pone en marcha para huir de sus enemigos, comenzando así una nueva etapa de su vida humana. La misma Biblia nos demostrará cómo la imagen de Jesús vista después de su salida del sepulcro, es la imagen de un cuerpo humano físico, y no la imagen de un ente divino o espiritual.


    Salido del sepulcro, Jesús se encuentra primero con María Magdalena, que abraza sus pies —señal de que era un cuerpo físico—, y a la que Jesús encarga que comunique a sus discípulos que se trasladen a Galilea donde se reunirán con él.

    Luego, Jesús será visto por Jaime y por Pablo, como lo leemos en la primera epístola de este último a los corintios (15, 7-8).


    Jesús se encuentra esporádicamente con sus amigos, no osando dejarse ver abiertamente en público, por temor a que le reconozcan y prendan los judíos. Si leemos atentamente el Evangelio de Mateo veremos claramente expresado este temor (28, 8): “Se fueron inmediatamente del sepulcro (se refiere a María y su compañera) con gran temor y gran alegría, y corrieron a anunciarlo a los discípulos”.

    Es evidente que las dos mujeres dentro de la alegría de saber que Jesús estaba vivo, albergaban un gran temor de que fuera descubierto. El mismo Jesús se da cuenta de ello e intenta apaciguarlas (10): “Entonces Jesús les dijo: No tengáis miedo; id y decid a mis hermanos que se vayan a Galilea y allá me verán”.

    Luego, Jesús emprende una caminata a pie de unos 100 kilómetros para llegar a Galilea y despistar así a sus posibles perseguidores.

    Pero veamos más pruebas de que Jesús seguía en su cuerpo humano terrestre, y que no se había espiritualizado. Leemos así en el Evangelio de Lucas, cuando Jesús se aparece a los apóstoles (24, 37-39):

    “Despavoridos y llenos de temor, pensaron que veían a un espíritu, y él les dijo:¿Por qué os asustáis y por qué os vienen al corazón estos pensamientos? Miradme las manos y los pies que soy yo mismo; palpadme y mirad, que un espíritu no tiene carne y huesos como veis que yo tengo”.


    Dos versículos más adelante Jesús de repente muestra tener hambre. Algo absolutamente inconcebible en un ente divino o en un ente espiritual. Así lo leemos (41-43): “Entonces les dijo: ¿Tenéis aquí algo para comer? Ellos le dieron un trozo de pescado a la brasa; lo tomó y se lo comió delante de ellos”.

    Vayamos al Evangelio de Juan. Leemos ahí (20,27) cómo Tomás palpa las heridas de Jesús. Demuestra así que lo que se les apareció era un cuerpo tangible de carne y huesos: “Después le dijo a Tomás: Acerca el dedo aquí y mira mis manos, y acerca, y acerca la mano y ponla en mi costado, y no seas incrédulo, sino creyente”.

    Lo que queda claro es que Jesús tenía que desaparecer de Palestina. Tomó, como hemos visto, los últimos contactos con sus discípulos, contactos esporádicos para no ser descubierto, y emprendió la marcha hacia el Este. Era, al fin y al cabo, un hombre perseguido. Para no ser descubierto, incluso se disfraza durante los últimos días de su estancia en Palestina, como lo demuestra el texto del Evangelio de Marco (16,12):

    “Después de esto se apareció en una figura distinta a dos de ellos que caminaban e iban hacia el campo”.

    Pero, aparte de que ahora se veía forzado a huir, Jesús tenía de todos modos que acabar de cumplir la misión para la que fue enviado. De haber muerto efectivamente en la cruz, Jesús habría fracasado en el cometido que le fue asignado.

    Lo expuesto solo son algunos párrafos del libro de Andreas Faber-Kaiser, y para quienes deseen profundizar en las pruebas de que Jesús vivió y murió en Cachemira e incluso tuvo descendencia, sugerimos acudir a su lectura completa.

    .

    * Biografía: http://www.misteriosenlasondas.com/Art%EDculo%20Andreas.htm

    ** Daniel Asamuya y Denyse Gómez confirmaron, por mediumnidad, que efectivamente Jesús murió en Cachemira siendo un anciano, habiendo vivido allí con María Magdalena y dejando descendencia.

    .

    LECTURAS COMPLEMENTARIAS

    La vida secreta de Jesús (Andreas Faber-Kaiser)

    http://www.bibliotecapleyades.net/vida_alien/alien_faber03.htm

    Resurrección de Jesús

    http://gruporuanel.com/?p=198

    El oro de Rennes

    http://gruporuanel.com/?p=228

    ¿Jesús era célibe?

    http://gruporuanel.com/?p=531

    Torres gemelas ¿atentado o autoatentado?

    http://gruporuanel.com/?p=168

    Código Da Vinci, el secreto del Santo Grial

    http://gruporuanel.com/?p=546

    La verdad sobre la muerte de hitler

    http://gruporuanel.com/?p=47




  2.    Facebook Comments



  3. #2
    Ingreso
    Apr 2007
    Posts
    75
    Hola:

    Me di el tiempo de leer el escrito, y aunque parezca muy fidedigno, existen varias incongruencias con la lectura de la Biblia:
    - Cuando habla de Tomás, en ninguna parte dice que efectivamente lo haya tocado, es más, está escrito que el sólo atinó a decir "Señor Mío y Dios Mío", entendiéndose con esto con que Tomás reafirmaría la divinidad del Cristo.
    - Al hacer el alcance que podían durar crucificados hasta cuatro días, es desestimar el poder torturador del imperio romano: es más, a los crucificados no se les clavaba de las manos, sino de las muñecas para que se pudieran sostener y al decaer las fuerzas, se terminaban ahogando ellos mismos por efecto del peso de su propio cuerpo. Otro punto es que fue torturado durante la noche por los Judíos; posteriormente lo hacen azotar los romanos, y debe ir en un peregrinar donde los romanos siguen golpeándolo hasta el gólgota.
    -El nuevo día de los Judíos comienza a las seis de la tarde, muriendo Jesús en la hora nona (3 de la tarde), se puede inferir que no es bajado en forma inmediata; se puede indicar en forma histórica que fue crucificado mucho antes del mediodía.
    Un punto no menor es lo señalado por los mismos seguidores, que indican que al verlo no lo reconocieron.

    Esto es para demostrar que conocemos casos en que las personas han revivido, pero es un misterio la resurrección, sobrepasa nuestra capacidad de entendimiento. Por esto es importante saber leer las escrituras para tener un acabado nivel de entendimiento.

    Saludos a todos



  4. #3
    Ingreso
    May 2008
    Posts
    2.300
    No hay pruebas de que Jesús escapo y murió en cachemira, menos de que su cuerpo permanezca en un sepulcro, si fuese así, seria sencillo probarlo .Es demasiado facil cambiar las historias con pruebas fantasmas.
    El creyente ya se impregnó de la versión original de la vida de Jesus y el investigador sigue jugando al Sherlock Holmes con todo tipo de relatos sensacionalistas. Personalmente deje de creer en este tipo de investigaciones que en algún momento se hicieron un negocio para algunos personajes
    .



  5. #4
    Avatar de elzoom111
    elzoom111 no está en línea master set Power Wariano
    Ingreso
    Jun 2007
    Ubicación
    donde el weyo
    Posts
    1.299
    Independiente de donde haya muerto, haya existido o no... hay gente que cree en un mensaje que en un principio hablaba de igualdad, de solidaridad, de respeto... que hasta hoy sigue estando de moda y es muy necesaria... la onda que metìa una cosa de divinidades y todo eso.... ahì se anduvo cayendo.
    Pero el mensaje, manoseado y todo por los traficantes de la fe, aun esta siendo necesario
    Si la vida es un sueño... pa qué cresta madrugar...



  6. #5
    Ingreso
    Nov 2011
    Posts
    13

    Probad...

    Yo solo os dejo esta reflexion.
    Probad vosotros mismos si teneis los suficientes arrestos en agujerearos las manos y los pies es decir, atravesaros un clavo en manos y pies, y que os curen inmediatamente con vendas, unguentos, calmantes....etc, etc...esperad no un dia sino tres... y luego hechadle cojones y levantaros e intentar andar no 100 Kms sino solo un par de ellos.
    Y con eso se acaba toda especulacion.




Temas Similares

  1. Respuestas: 0
    Ultimo Mensaje: 21-04-2011, 13:53
  2. Respuestas: 7
    Ultimo Mensaje: 14-03-2011, 19:51
  3. Respuestas: 3
    Ultimo Mensaje: 04-03-2011, 21:12
  4. Respuestas: 6
    Ultimo Mensaje: 17-12-2008, 12:03
  5. una sirena verdadera?
    By kam3l0ck in forum Sobrenatural
    Respuestas: 15
    Ultimo Mensaje: 30-09-2007, 15:54

Tags

Normas de Publicacion

  • No Puedes crear nuevos temas
  • No Puedes responder
  • No Puedes adjuntar archivos
  • No Puedes editar tus posts
  •  
  • El código BB estáhabilitado
  • Código "Smiles" está habilitado
  • Código [IMG] está habilitado
  • Código [VIDEO] estáhabilitado
  • Código HTML está habilitado
[Output: 83.12 Kb. compressed to 74.00 Kb. by saving 9.12 Kb. (10.97%)]