Rafael Nadal (N.2) venció 6-4, 6-3, 2-6 y 7-5 a Novak Djokovic (N.1), este lunes en la continuación de la final del Abierto de tenis francés en el court central Philippe Chatrier de Roland Garros, y obtuvo su séptimo título del torneo del Grand Slam sobre arcilla, récord absoluto.

Con este resultado, el vencedor superó la plusmarca de seis que compartía con el mítico sueco Björn Borg, y frustró a su rival en la ocasión en su intento de ganar los cuatro grandes torneos de manera consecutiva.

El partido había sido interrumpido la víspera a causa de la lluvia, que volvió la cancha impracticable.

Estos dos jugadores son los que más se han enfrentado entre ellos en los últimos años (desde 2006) en el circuito ATP y, en 33 partidos, contando el de esta final, domina el mano a mano el balear por un estrecho 19-14.

En lo que se refiera a los torneos del Grand Slam, la diferencia es aún mayor a favor del balear, 11-5, y mientras éste los ha ganado todos, a su rival le falta precisamente el Abierto francés.