Tiene 71 años, cultivaba cannabis y puede ir preso






Tiene 71 años y podría ser condenado a entre 4 y 15 años de cárcel por tener en su casa de Villa Constitución, en el sur de Santa Fe, cinco plantas de marihuana. Alcides H. está jubilado y jura que el producto era de uso medicinal. No sólo fumaba. También extraía de él un aceite que aliviaba dolores cervicales, una persistente lumbalgia, una disminución auditiva, un cuadro depresivo y hasta problemas para comer. Tratamientos tradicionales no le habían dado resultados, por lo que desde hace unos 15 años recurre a la marihuana para tratarse.

Un juez federal de Rosario no tuvo en cuenta esos argumentos: lo procesó por comercializar la droga y le trabó un embargo de $ 20 mil. El insólito episodio reabre una vieja polémica sobre el cultivo de marihuana para consumo personal.

“Son plantas de uso medicinal. En esa planta encontré la droga que necesito después de probar productos farmacéuticos que fueron un fracaso. Las consumo yo y jamás le vendí a nadie. No tengo miedo. No van a poder probar nada porque no hay ni hubo venta. Esta es una injusticia muy grande”, aseguró Alcides a radio LT8 tras conocer su procesamiento. El hombre vive con su esposa, tiene una hija y durante décadas fue operario de la siderúrgica Acindar.

Sus problemas con la Justicia comenzaron en marzo de 2014, en un procedimiento montado por la Brigada Operativa Departamental Nº 1, que depende de la Dirección General de Prevención y Control de Adicciones. Allí la Policía filmó y fotografió cada movimiento frente a la casa de Alcides.

El 27 de marzo un hombre llegó a ese domicilio a bordo de una moto. Hubo un intercambio que los policías, de acuerdo a lo que se volcó luego en la causa, concluyeron era la entrega de droga a cambio de dinero. Sin embargo, no pudieron alcanzar al supuesto comprador ni tomar la patente de la moto. Tampoco incautaron la droga.

En cuatro días de tareas de vigilancia sólo observaron a esa persona en moto. La familia de Alcides plantea que si el lugar estuviera dispuesto para la comercialización de drogas el paso de compradores debía ser incesante. Nada de eso es lo que quedó registrado.

A pesar de las débiles pruebas allanaron el domicilio y en abril de 2014 incautaron cinco plantas de marihuana: tres en macetas y dos en tierra. En el lugar había semillas, hongos, abono, lámparas y papel para el armado de cigarrillos. Nada que hiciera pensar en la elaboración a gran escala para la venta, como balanzas, bolsas o elementos para el corte.

Las plantas de marihuana eran pequeñas. Tenían entre 26 y 110 centímetros. No poseían el tamaño para ser cosechadas y comercializadas. Los peritos indicaron que el índice psicoactivo del material incautado era bajo: entre 0,15 y 0,57. Era un total de 1,5 kilo que incluía hojas, troncos y raíces, en su mayoría desechables. Sin embargo, el juez federal Marcelo Bailaque dictó el procesamiento, que ya fue apelado.

“El nunca negó que consumiera. Comenzó porque tenía dolores crónicos por la edad y por el trabajo forzado en la fábrica. Tenemos su historia clínica que también presentamos para que se tenga en cuenta. Buscó una medicina alternativa que le sirvió”, le explicó ayer a Clarín Gretel, la hija de Alcides.

El hombre llegó a ese método solo, investigando a través de Internet. Luego la familia consultó a profesionales médicos de la Asociación Rosarina de Estudios del Cannabis (AREC), que ahora también los asisten en el trámite judicial. Alcides no tiene antecedentes delictivos. “Ni debe tener multas de tránsito”, ironizó su hija.


Fuente: http://www.clarin.com/policiales/71******.448255197.html